La obesidad

Todo inicia con una deliciosa comida que conduce hasta el postre, luego se convierte en un hábito diario llevando eventualmente a lo que hoy es una enfermedad persistente: la obesidad. ¡Lo que uno ve, a menudo también hace! ¡Y los niños imitan lo que hacen sus padres! Es por eso que es importante comenzar con hábitos de nutrición apropiados en forma temprana. La obesidad es cuando una persona pesa más de lo que es normal para su edad, sexo y altura. Los Latinos y sus hijos han sido particularmente afectados por el predominio creciente del sobrepeso y la obesidad.

La obesidad puede deberse a una necesidad incontrolada de comer, sin practicar  o realizar ejercicios. La mala nutrición, una dieta desequilibrada y la falta de ejercicio son algunos de los puntos en que los padres son menos educados y pueden llegar a poner a sus niños en alto riesgo de obesidad o sobrepeso. La genética juega un papel en la obesidad, por lo que los niños de padres obesos o con sobrepeso, tienen un mayor riesgo de convertirse en obesos o con sobrepeso. Los niños mexicano-americanos son más propensos a tener sobrepeso que los niños de diferentes razas, eso hace que los niños hispanos sean la mayor parte de los niños obesos o con sobrepeso en EE.UU.

La obesidad no es sólo una enfermedad crónica, sino que puede conducir a otros problemas de salud en los hispanos, tales como asma, enfermedades cardiovasculares, presión arterial alta, diabetes, problemas para dormir y hasta el colesterol alto. En los niños puede conducir a la depresión y problemas de autoestima  aunque ellos no quieran hacer nada para ayudar a reducir su peso.

Como médico siempre aliento a que se controle la ingesta alimentaria de su hijo y que la comida sea balanceada y equilibrada, así como asegurarse de que el niño realice actividad física. Limitar las sodas, bebidas azucaradas, jugos y alimentos grasosos, ayuda. Fraccionar alimentos ricos en fibras juega un papel muy importante en una dieta alimenticia saludable. Limitar hábitos de comportamiento tales como la televisión o los videojuegos durante o después de las comidas puede promover una mayor actividad física.  Los padres juegan un papel importante en el desarrollo de sus hijos, no sólo mentalmente sino también físicamente, por lo que es importante fomentar la actividad física y la alimentación saludable en su familia.

Aquí, en Roya Family Medical Center, recomiendo a todos los padres la importancia de las visitas anuales de bienestar para sus hijos, para mantener la nutrición y el peso, ya que esto afecta su crecimiento y desarrollo y ayuda a prevenir complicaciones de salud. Recuerde reducir la tentación, compre menos dulce y menos comida chatarra para su familia y averigüe sobre diferentes actividades en la escuela, parque o centro cercano a usted. Tome las riendas en la rutina de su familia y sea un modelo de conducta, ¡Enseñe a sus hijos una manera sana de vivir!

Michelle J. Alexandre, MD