La presión alta es mayor entre los hispanos

La Alianza Nacional para la Salud de los Hispanos ha encontrado que la comunidad hispana tiene el mayor porcentaje de personas con presión sanguínea alta (hipertensión), de todos los grupos étnicos. Como Médico educo a mis pacientes de todos los grupos étnicos en la toma de conciencia sobre la salud y la presión arterial alta, pero lo hago de forma más intensa e importante con la comunidad hispana. Hay más muertes relacionadas con la hipertensión reportadas entre hispanos, que en otros grupos étnicos, debido a la falta de conciencia sobre  la gravedad y el tratamiento de esta enfermedad.

La hipertensión, también conocida como presión arterial o sanguínea  alta, mueve la sangre por las arterias a una presión superior a la normal, lo que puede ser muy peligroso si no es tratada. La hipertensión arterial es común en los hispanos, más que en otras razas, debido a la falta de conciencia, no tener seguro de salud, la pobreza, los hábitos de comer, beber o fumar. Hoy muchos hispanos están siendo diagnosticados con presión sanguínea alta, con mayor frecuencia, debido a la falta de visitas al médico y tratamiento tardío por desconocimiento de la enfermedad. Esta enfermedad silenciosa rara vez presenta algún síntoma pero, a veces, puede estar asociada con otras enfermedades como la diabetes, la obesidad y el colesterol alto, que es común en los hispanos.

La presión arterial normal es menos de 130/85 y cualquier lectura mayor de 140/90 es hipertensión en fase 1. Hay muchos riesgos y contribuciones a la presión arterial alta, como el tabaquismo, el consumo elevado de sal, beber demasiado alcohol, alimentos altos en grasas, el estrés, el colesterol alto o la ingesta de drogas. Los diversos factores de presión arterial alta pueden causar daños orgánicos graves, accidente cerebrovascular, ataque cardíaco, insuficiencia renal e, incluso, la muerte.

Además de los medicamentos, hay múltiples maneras de prevenir y tratar la presión arterial alta, tales como limitar el consumo de tabaco y alcohol. También limitar el consumo de sal y colesterol alto, ayudará a prevenir la hipertensión, así como el ejercicio y comer suficiente potasio, calcio y magnesio. Con los medicamentos administrados puede haber efectos secundarios tales como fatiga, dificultad para dormir, dolores de cabeza, boca seca y mareos, lo que debería ser inmediatamente informado a su médico, si se tuvieran dichos síntomas.

Le recomiendo a cualquier persona con antecedentes de hipertensión arterial visitar una clínica anualmente y, si se le diagnostica en Fase 1, volver a examinarse en el plazo de dos meses. Si el diagnóstico es más grave debe de chequearse de forma  mensual o semanal, en función de la presión, para su evaluación y tratamiento inmediato.

Aunque esta enfermedad puede aparecer y desaparecer, a veces es permanente y debe ser tratada. Muchas personas no tienen seguro médico y no pueden pagar la atención médica adecuada, pero hay clínicas como la mía, Royal Family Medical Center, que da consultas, evaluación y tratamiento a un precio accesible.

Michelle J. Alexandre, MD