Noviembre: Mes de la concientización sobre la Violencia Doméstica

Las vacaciones están a pocos  días de distancia y noviembre no sólo es el mes para recordarnos nuestra bendición sino que,  como la mayoría de la gente no sabe, es el mes de la violencia doméstica. Es hora de estar agradecidos por la familia, por tener un trabajo, buena salud y vivienda, porque hay muchos que son menos afortunados. En todo el mundo mujeres, niños y hombres, de todas las razas y edades, son víctimas de violencia doméstica pero, sobre todo es común en los latinos.  Los hombres latinos son víctimas de violencia doméstica, pero son también autores de la violencia doméstica hacia sus cónyuges e hijos. Los hispanos sufren económicamente y tienen muchas barreras que les impiden hablar para recibir ayuda en este tema. Las barreras del idioma, el miedo del sistema jurídico, el miedo de derechos poco éticos y la falta de conciencia son sólo algunas de esas barreras. Alrededor de tres cuartas partes de las mujeres hispanas no reportan incidentes de violencia en el hogar debido a la vergüenza o pena, la falta de fluidez en el inglés, el miedo de perder sus niños o los ingresos y la inmigración. En Estados Unidos, las mujeres hispanas inmigrantes tienen menos opciones para ellas y para los niños, no quedándoles otra opción que seguir viviendo en una casa con  abuso.

Física, sexual, verbalmente, aislamiento, control financiero y destrucción de los objetos del hogar son los tipos de violencia doméstica. La violencia doméstica no está destinada sólo a las mujeres y los niños en la comunidad hispana. En promedio, cada año, las mujeres experimentan  572,032 actos de violencia a manos de un íntimo, mientras que los hombres sólo sufren un promedio de 4,983 casos.

La mayoría de las personas no entienden que no es sólo el sufrimiento de las mujeres hispanas, sino que también los niños sufren daños psicológicos que pueden conducir al desarrollo de problemas domésticos al crecer. Estos sucesos no solo dejan daño emocional y físico, sino que traen dolor a la familia debido al suicidio y/o homicidio. De los casi 3,5 millones de crímenes cometidos contra miembros de la familia el 49% de estos fueron contra cónyuges. Muchas mujeres hispanas son víctimas de violación y abuso físico, a causa de los hombres en su vida que creen tener el control de todas las decisiones y los privilegios de la mujer y los niños. Esperan que las mujeres mantengan las cosas de la casa y los niños. El 84% de las víctimas de violencia conyugal son mujeres. El 86% de las víctimas de violencia familiar estaba terminado su relación de pareja. Aquí, en Estados Unidos, la violencia doméstica es un crimen y no es tolerada.

Ahora es el momento de ayudar y brindar conocimiento acerca de la violencia doméstica a aquellos que lo necesitan. Las mujeres y los niños son importantes para el mundo y deben luchar por su seguridad y bienestar.  Hay recursos para el abuso doméstico, como la línea de emergencia, el refugio para las mujeres maltratadas, los centros para asesoramiento y sitios web de utilidad. Aquí, en Royal Family Medical Center ofrecemos asistencia médica para todo tipo de abuso doméstico y ayuda para guiarlos a las autoridades competentes apropiadas.

Michelle J. Alexandre, MD